Se encuentra usted aquí

Cuarta Sesión del Laboratorio Onírico

Versión para impresiónVersión para impresiónVersión PDFVersión PDF
Fecha: 
Sábado 17 de Junio de 2017

Ya nadie duda de la importancia esencial de las estructuras mentales, las significaciones imaginarias, los mitos colectivos, anhelos y deseos tan inconscientes como comunes que por debajo de la razón instrumental son capaces de movilizar, para lo bueno y para lo malo, las energías de toda una sociedad. No, ya nadie puede dudar de su existencia y de su influencia, más que nada porque es la dominación, por medio del artificio publicitario y de la superstición tecnocientífica, la que mejor detecta y aprovecha la luminosa oscuridad de una fuerza en el fondo ingobernable pero letal. Para la causa de la libertad, muchas veces, como antaño cuando era la religión la aprendiza de brujo que manipulaba nuestras fuerzas más secretas. Pero también para el poder, si sabemos reclamarlas, hacerlas nuestras de nuevo, darles un nuevo uso y otra función. ¿Acaso no confiaba Cornelius Castoriadis en la imaginación social para instituir un mundo liberado? ¿Y no dijo Max Nettlau que cada hombre tiene una utopía, y el pueblo entero la suya propia y común?

Por tanto ayudar a forjar esa utopía, y revelar ese imaginario, es otra de esas tareas pragmáticas que reclama nuestro tiempo atormentado. Habrá pues que acometer la prospección a ciegas y sin frenos de mano de eso que se ha dado en llamar el inconsciente colectivo, para medir su profundidad, entender sus metamorfosis, alumbrar sus misterios, suspendernos ante sus maravillas. O para empezar a hacerlo. ¿Pero cómo, de qué manera?

Una vez más es el sueño el mejor testigo, la más clara señal de humo, el más intenso reflejo de lo que ocurre allá abajo, allí donde se tejen y destejen las pulsiones de amor y rabia de la psique social. Es por ello que la 4ª Sesión del Laboratorio Onírico propondrá la experiencia de los sueños paralelos: para comprobar hasta qué punto mi sueño interfiere en el tuyo, y el de ella se enreda en el de su amiga y el de esta empieza cuando acaba el del vecino del quinto. ¿Soñamos en común, como quería Benjamín Péret, un mismo y gran sueño que pugna por descifrarse a sí mismo, o cada suelo individual es una tesela diminuta pero decisiva en el tapiz armónico del sueño universal?

Para profundizar en este tema, y en todo lo que concierne al sueño, la poesía y la utopía, nada mejor que hablar con uno de sus mejores y más recientes investigadores: Julio Monteverde, que presentará su ensayo De la materia del sueño publicado por Pepitas de Calabaza.

Y para contactar con el Laboratorio, enviar sueños y pesadillas, contagiar el onirismo radical a la realidad insoportable, y mostrar las primeras pruebas irrefutables de que lo absoluto existe y conspira para abolir todas las separaciones:

oniricolaboratorio@gmail.com

Ateneo Cooperativo Nosaltres
Calle Esperanza 5, Madrid 28012

https://www.facebook.com/NosaltresAteneoCooperativo/?fref=nf
http://www.pepitas.net/libro/de-la-materia-del-sueno