Se encuentra usted aquí

Segunda sesión del ciclo Bellas damas sin piedad. Haciendo justicia (poética) a las mujeres surrealistas

Versión para impresiónVersión para impresiónVersión PDFVersión PDF
Fecha: 
Sábado 16 de Marzo de 2019

Sábado 16 de marzo, 18:30h. Librería Enclave de libros, C/ Relatores,16

El surrealismo al servicio de la revolución. Los años treinta contemplan la politización e internacionalización del movimiento surrealista, al mismo tiempo que este recibe en sus filas a innumerables mujeres, dinámicas que se profundizarán en la década siguiente a pesar de la desgarradura que supone la Segunda Guerra Mundial. En esta segunda sesión del ciclo nos centraremos en la trayectoria de tres mujeres surrealistas especialmente comprometidas con la política y la reflexión teórica.

Claude Cahun (Nantes, 1894- Jersey, 1954). (Ana Muiña). Claude Cahun aunaba creación y acción. Esta creadora francesa tiene múltiples dimensiones. Su frase insistente: ¡Me veo, luego existo!, explicaba su pasión por captar con sus fotografías a un sujeto representador en vez de a un objeto representado; por captarse a sí misma como un elemento narrativo visual subversivo. Sus autorretratos se desdoblan en polifacéticos personajes. Su activismo le acompañó hasta su muerte. Apoyó a la revolución social española, estuvo en la Resistencia francesa contra los nazis, fundó junto a su compañera, Suzanne Malherbe, y otros relevantes miembros del movimiento surrealista, el importante colectivo antifascista 'Contra-Attaque. Union de Lutte des Intellectuels Révolutionnaires', cuya declaración de principios, aunque muy desconocida, sigue conservando su brío hoy día. ¡La revolución mundial!

Mary Low (Londres, 1912- Miami, 2007). (Dolors Marín). De ascendencia australiana, los itinerarios de esta poeta y activista política en los años treinta del siglo XX son una muestra de la fuerza y la energía de esta mujer que iluminó con su estela el panorama de su tiempo. Low omnívora lectora, incansable y curiosa descubridora de las vanguardias, pasó de una educación para la que se la había preparado en la alta clase social a la que pertenecía, al propio descubrimiento de lo magnético, lo mágico y el mundo del subconsciente. Este viaje lo emprendió sola y pronto encontró buenos compañeros de viaje, un viaje ininterrumpido durante toda su larga vida. Incandescente, creativa y valiente no dudó en viajar a la España republicana para contribuir a la revolución y a la guerra contra el fascismo. Se implicó en la lucha política antiestalinista no solo en España, sino también posteriormente en la Cuba castrista, algo que haría peligrar seriamente su vida. Tremendamente libre no dudó en denunciar todos los totalitarismos y fue fiel al movimiento surrealista al que aportó su obra y en el que participó junto con sus amigos y sus compañeros. Después de una intensa trayectoria vital que la llevó a a vivir en diferentes partes del globo partió a los 94 años de edad y pidió que sus cenizas fueran esparcidas en dos ciudades muy diferentes, a las que amó: París y Santiago de Cuba.

Nora Mitrani (Sofía, 1921- París, 1961). (José Manuel Rojo). Mitrani formó parte de aquella joven generación que en 1945 se unió a Breton para dar un nuevo aliento al surrealismo de la segunda posguerra, y le permaneció fiel hasta su muerte convirtiéndose en "una filósofa-poeta para quien el surrealismo es inseparable de la vida", como dice René Passeron. Y no solo: poeta, ensayista, exploradora del lenguaje, intérprete privilegiada del romanticismo alemán y el pensamiento analógico, comentarista excelente de Hans Bellmer, Sade y Pessoa, que descubrió a los lectores franceses, socióloga crítica contra la tecnoburocracia, defensora de la libertad, y profundamente libre, Mitrani se emparenta con otras mujeres surrealistas como Claude Cahun o Annie Le Brun, quienes unieron el compromiso político, la reflexión teórica y la entrega vehemente  a la elucidación y experimentación de las pasiones. Incluidas las más oscuras y peligrosas, aquellas que se reclaman de ese bloque de abismo llamado Sade. No extrañará entonces, en fin, que Breton escribiera de ella: “La idea que me hago de la nobleza, muchas veces ha pasado por las inflexiones de su lenguaje y de su pensamiento”.

***

Ana Muiña es editora, diseñadora gráfica, investigadora en Historia Social y escritora de larga trayectoria. Coeditora de la editorial La linterna sorda desde hace 11 años. Ha participado en una veintena de libros. Algunas de sus obras más conocidas son: Rebeldes periféricas del siglo XIX, Mina Loy. Futurismo Dadá Surrealismo y Rosa Luxemburg, en la tormenta, de reciente aparición.

Dolors Marín es profesora, historiadora y escritora. Investiga los conflictos de las clases trabajadoras en los contextos urbanos y las luchas de las mujeres, también centra su interés en los aspectos culturales del imaginario social contemporáneo. Ha publicado varios libros sobre estos aspectos y milita en asociaciones para la recuperación de la memoria histórica vinculados al anarquismo y a los comunismos heterodoxos. En los últimos años ha investigado y publicado sobre las escrituras automáticas femeninas del siglo XIX y XX en España y su estrecha vinculación con los movimientos educacionales y librepensadores.

José Manuel Rojo es crítico crónico, psicogeógrafo negro, materialista poético, creyente‬ celoso de la religión de la siesta. Forma parte del Grupo surrealista de Madrid desde 1987, colaborando en todos sus proyectos y publicaciones, especialmente la revista  Salamandra y los periódicos ‬¿Qué hay de nuevo?‭ y ‬El Rapto‭. Ha colaborado con editoriales y revistas afines, como Traficantes de Sueños, Pepitas de Calabaza, La Felguera, Enclave de Libros, Amano, Engranajes, Artefacto o Caravansai. Por lo demás, ha consagrado su existencia a la liquidación social y al triunfo de la verdadera vida, pero desconoce si llegará a presenciar la Gran Tarde y, en ese caso, si estará a la altura de las circunstancias. 

Cerrarán la sesión Mariana Iracheta, investigadora psico-física y cofrade de las Diosas Sexuales, y María Velpart, performer y coreógrafa de Muy Machx, con su cabaret surrealista.